Continúan los acercamientos con el gobierno para encontrar un financiamiento completo y que garantice recursos que financien la Pensión Garantizada Universal (PGU) por los próximos años. Así lo aseguró el senador por el PPD, Ricardo Lagos Weber, quien durante la última jornada reconoció los avances que han tenido las negociaciones con La Moneda para encontrar nuevas fuentes de financiamiento para el proyecto de ley, el cual deberá discutirse la próxima semana en el Senado.

Según el parlamentario por la región de Valparaíso, “hay extensas conversaciones con el gobierno, a objeto de asegurar el financiamiento adecuado para el proyecto de Pensión Garantizada Universal (PGU). Ese proyecto es bueno, necesario y justo, y lo están esperando centenares de miles de chilenos y chilenas; sin embargo, el financiamiento es insuficiente a todas luces, y los han dicho muchas instituciones, economistas y expertos. Lo que tenemos que hacer es aprobar un financiamiento fiscalmente responsable y que dé respuesta a lo que requiere el beneficio”, comentó.

A juicio de Lagos Weber, “para eso, hay que tener una mirada larga. No se trata solamente de tener el financiamiento para el año 2022, que ya está financiado, se trata de tener asegurado un financiamiento hacia el futuro. Hemos avanzado, y creo que vamos a tener que conseguir más exenciones tributarias, tal vez introducir impuestos nuevos para alcanzar el financiamiento adecuado, pero estoy seguro que si el gobierno pone de su voluntad, vamos a poder aprobarlo (el proyecto PGU) en los próximos 15 días, y eso nos va a permitir pagar ese beneficio, dentro de las próximas semanas”.

Desde La Moneda el Ministro del Interior, Rodrigo Delgado, destacó el trabajo de sus pares de Hacienda y de la Segpres y valoró incluso el trabajo realizado con el Mandatario electo, Gabriel Boric. «El ministro Cerda y el ministro Ossa han hecho un gran trabajo de conversar, de tratar de llegar a acuerdos, de un trabajo prelegislativo con Chile Vamos y también con la oposición, incluido el equipo del Presidente electo, y nosotros esperamos que esas conversaciones lleguen a buen puerto en las próximas horas, pero siempre teniendo como foco los 2.2 millones de chilenos y chilenas que esperan su pago en febrero».

Cabe mencionar que los senadores de oposición y el equipo Boric ya tendrían en sus manos una propuesta del Ejecutivo con nuevos mecanismos de financiamiento, originada en el trabajo que han estado desarrollando en las últimas semanas. Según consignó El Mercurio, trascendió también que el análisis inicial de la oposición es que “aún resulta insuficiente” para garantizar el financiamiento permanente de la medida “por en torno a US$ 1.000 millones”, de manera que las conversaciones seguirían durante este fin de semana.

Por el lado del Gobierno conversan los ministros de Hacienda, Rodrigo Cerda, y de la Segpres, Juan José Ossa, mientras que por la oposición lo hacen los senadores de la comisión de Hacienda del sector, más los representantes del mandatario electo Javiera Martínez y el diputado (RD) Miguel Crispi.

En los últimos días se cerraron algunas posturas. Entre ellas está, por parte del Ejecutivo, no respaldar el impuesto a los “superricos” aprobado en la Cámara de Diputados, mientras por la oposición resalta no dar luz verde al mecanismo de financiamiento a partir de la reducción de los aportes al Fondo de Reserva de Pensiones (FRP).

Pero también hubo aperturas respecto a una sobretasa por tramos a las propiedades con avalúo fiscal por sobre los $400 millones y también habría acercamientos en gravar las patentes mineras que no sean utilizadas y los fondos de inversión privados (FIP) que están exentos del impuesto de primera categoría. Estaría en discusión la reposición del IVA a los servicios —excepto transporte, salud y educación— y la eliminación del crédito especial IVA a la construcción para el segmento de las viviendas sociales.

El diputado RN, Diego Schalper, tuvo un análisis más duro y señaló que «parte de las cosas que yo creo que la moderación del presidente Electo Gabriel Boric ha tomado conciencia, es que él se da cuenta que aquello que él hace poco calificaba como cocina, es parte de la democracia representativa, que es aprender conversar con una oposición que va a tener la mitad del Senado, que va a tener prácticamente la mitad de la Cámara de Diputados, y que representa prácticamente a la mitad del país».

«Entonces lo que nosotros le hemos pedido al Presidente Boric es que le diga a su coalición que no es el minuto de entorpecer un proyecto que le va a permitir al país tener la tranquilidad de que sus pensionados tengan una Pensión Básica Garantizada al menos por sobre la línea de la pobreza», añadió Shalper.

El diputado RN espera junto a su bancada que en el 0,1% que falta del PIB para financiar el proyecto, «nos pongamos de acuerdo a la brevedad, que esto no pase de enero, porque si no pasa de enero estamos en condiciones de pagarle a los pensionados desde el mes de febrero, y eso sería una tremenda noticia para los pensionados chilenos».

«Este proyecto tiene un costo de 0,9 puntos del PIB, de esos, la mitad está garantizada en el presupuesto 2022 y en las provisiones hasta el 2026, como lo dejó muy claro el Consejo Fiscal Autónomo. Otro porcentaje tiene que ver con el proyecto de ley de exenciones, donde estamos teniendo un legítimo debate parlamentario, que si se proyecta, el gobierno lo que va a hacer es poner en discusión inmediata la Pensión Garantizada Universal, para que al menos se pague durante el año 2022, y tendremos que prolongar en el próximo Congreso la discusión para los próximos años», argumentó el parlamentario del actual oficialismo.

«Respecto de lo poco que falta, donde el Consejo Fiscal Autónomo ha hecho un cuestionamiento, respecto de rebajar el 0,1 de las reserva de las pensiones solidarias, ahí estamos dispuestos al diálogo», cerró Diego Shalper, apuntando a que se han planteado algunas propuestas que tienen que ver con aumentar las exenciones hacia otros sectores y el royalty minero. En ese sentido sentenció: «mecanismos hay, pero créame, un proyecto que ya tiene un 90% de acuerdo, no puede fracasar por un 10% de desacuerdo».

×