La alza más grande en la tasa de interés de los últimos 20 años realizó este miércoles el Banco Central, tras realizar su reunión de Política Monetaria.

De esta manera, el consejo del Banco Central acordó por unanimidad subir la tasa de interés en 125 puntos base, para quedar en 2,75%. Expertos señalan que el BC «está preocupado» debido al cuarto retiro.

Según el ente presidido por Mario Marcel, este aumento se justifica en “el cambio en las perspectivas para la inflación y la incertidumbre sobre temas político-legislativos, particularmente respecto de nuevos retiros de ahorros previsionales». Recordemos que en esta materia, el mismo Marcel ya había advertido posibles cambios en la exposición.

«En el plano externo, las perspectivas para la actividad mundial se han moderado en el margen como consecuencia de las restricciones asociadas a los rebrotes de Covid-19 en algunas economías y de la persistencia de los cuellos de botella a nivel global, lo que ha limitado el crecimiento de ciertos sectores”, indicó el Banco Central en su informe, indicando además las alzas en el precio de los combustibles y el precio del cobre, que “se ha mantenido en torno a US$4,2 la libra”.

El último dato de IPC de 1,2% mensual que llevó a que el indicador en doce meses subiera a 5,3% preocupó al BC y por ello adoptó esta agresiva medida para frenar la demanda. “El alza de los últimos meses ha sido transversal entre los distintos ítems que componen la canasta del IPC, dando cuenta de las presiones inflacionarias por el lado de la demanda y los costos, así como la significativa depreciación del peso”, explican.

«En septiembre, la variación anual del IPC aumentó a 5,3%, superando lo previsto, mientras que la parte subyacente acumuló un alza de 4,2% anual ubicándose en torno a lo proyectado en el IPoM de septiembre. El alza de los últimos meses ha sido transversal entre los distintos ítems que componen la canasta del IPC, dando cuenta de las presiones inflacionarias por el lado de la demanda y los costos, así como la significativa depreciación del peso. Además, en los últimos meses el INE ha ido reincorporando a la medición los precios imputados durante la pandemia. En este contexto, las expectativas de inflación han aumentado en todos los plazos. En lo más inmediato, algunas medidas superan las proyecciones del IPoM de septiembre, sobrepasando el 6% para fines de este año. A dos años plazo, la mediana de la EEE y de la Encuesta de Operadores Financieros (EOF) ha subido y permanece por sobre 3% anual», indican.

«La evolución del escenario macroeconómico ha aumentado los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta de 3% dentro del horizonte de política. Si bien la inflación subyacente ha evolucionado dentro de lo previsto, las perspectivas para los próximos meses se han ido elevando, en un contexto en que las expectativas de inflación a dos años plazo se ubican por sobre la meta de 3%. El Consejo ha decidido adelantar el retiro del estímulo monetario, anticipando que la TPM se ubicará en su nivel neutral antes de lo previsto en el escenario central del IPoM de septiembre. La trayectoria de la TPM será evaluada en el IPoM próximo, teniendo presente la necesidad de evitar que se produzca un aumento más persistente de la inflación que la lleve a desviarse de la meta de 3% a dos años plazo», añaden.

Lea el comunicado completo del Banco Central en el siguiente link.

×